Nosotros

Contáctenos

T.(511)6181000

info@cmh.com.pe

www.cmh.com.pe

Mapa de operaciones

Home - Nosotros

- Historia


Una historia de éxito

Hace casi 35 años, dos socios y amigos decidieron emprender un camino que los llevaría a forjar una de las empresas más sólidas del Perú. Entusiastas, visionarios y dispuestos a no cejar en su empeño de desarrollar una minería eficiente y productiva, Rafael Navarro Grau y Jaime Uranga Bustos fundaron Consorcio Minero Horizonte, aportando lo mejor de sus habilidades y experiencia como empresarios junto con su interés de impulsar el crecimiento del Perú a partir de una minería nueva en términos de procesos y tecnología.
Era Setiembre de 1978, y el Perú, depositario de una ancestral herencia minera desde tiempos precolombinos, aún no se abría al mundo y a nuevos mercados. Este contexto, lejos de amilanar, resultó un gran estimulante para los jóvenes empresarios, quienes iniciaron las operaciones del Consorcio con el procesamiento de los relaves del Sindicato Minero Parcoy, cerrado desde 1963. Pronto descubrirían que el paso lógico era reiniciar las labores de exploración en la mina Fernandini, bautizada así en nombre del fundador del antiguo Sindicato Minero, Eulogio Fernandini. La decisión fue la mejor de sus vidas: se descubrió la veta Rosa Orquídea, rica en oro y buenos presagios, tributaria del famoso Batolito de Pataz. La tenacidad de Rafael, Jaime y su equipo de valiosos mineros rindieron así sus frutos: la primera producción de 50 kilos de oro.
A este hito en la vida de CMH le siguieron otros de cada vez mayor envergadura gracias a la dedicación de Jaime Uranga, encargado de gerenciar la mina, y de Rafael Navarro Grau, quien conducía a su equipo y la producción aurífera a niveles cada vez más impresionantes para la época: ni bien se lograba el pico de 150 TMD, se fijaban la nueva meta de 400, 500, mil 500 TMD. La curva de crecimiento no dejaría ya de ascender.
Juan Navarro Grau, actual presidente del Directorio de CMH, resume la manera en que los fundadores del grupo asumieron ese gran emprendimiento: “Hicieron empresa a través de sus valores y principios. Uno, visionario y soñador; el otro, buen administrador y realista. Ambos, aguerridos, arriesgados y tenaces, confluyeron con las virtudes del minero peruano tradicional y, a partir de esa alianza, Consorcio Minero Horizonte emprendió su camino”.
Tres décadas después, el legado dejado por nuestros fundadores no hubiera llegado a ser lo que es CMH en la actualidad sin esa alianza que, desde un inicio, infundió sólidos valores y una visión a futuro.